Posibles complicaciones de la Retinosis Pigmentaria

Las complicaciones surgidas debido a la Retinosis Pigmentaria (RP) más comunes son la catarata subcapsular posterior (CSP) y el edema macular cistoide (EMC). Además, todos los pacientes desarrollan cambios en el vítreo. La vasculopatía exudativa periférica es bastante menos habitual.

La Catarata Subcapsular Posterior es habitual ya en personas jóvenes y de mediana edad. Los síntomas principales son la variabilidad de la visión en diferentes niveles de luz y la intolerancia al resplandor o a la luz brillante. Se diagnostica con un examen oftalmológico rutinario y el único tratamiento es la operación quirúrgica. La edad media de operación es 50 años. La técnica de la operación no difiere demasiado de la de otras cataratas. Es habitual que se desarrolle una opacidad de la cápsula posterior postoperatoria. Después de la operación, la agudeza visual mejora en casi todos los ojos, pero el resplandor puede permanecer y el campo visual no mejora.

El Edema Macular Cistoide es una enfermedad asociada a la RP. Se cree que se da aproximadamente en el 50% de los casos de RP en algún momento de la enfermedad. Éste provoca un aumento del fluido en la mácula, localizada en la zona central de la retina y responsable de la percepción del detalle fino. Muchos de los pacientes que desarrollan edema macular cistoide experimentan una reducción de la visión central, por lo que es imprescindible consultar a un oftalmólogo de forma urgente en caso de notar cambios en la agudeza visual.

Además de estas enfermedades, los pacientes con RP pueden sufrir de errores refractivos y otras enfermedades del ojo como cualquier otro paciente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR