Síntomas de la Retinosis Pigmentaria
Print Friendly, PDF & Email

Los síntomas más frecuentes en las Retinosis Pigmentarias son:

CEGUERA NOCTURNA, que se manifiesta como deficiente adaptación a la oscuridad o lugares poco iluminados.

REDUCCIÓN DEL CAMPO DE VISIÓN, generalmente de la visión periférica que obliga a los afectados a girar la cabeza para poder ver lo que hay a su alrededor.

DISMINUCIÓN DE LA AGUDEZA VISUAL, que manifiesta como dificultad para percibir formas y objetos y que se suele presentar después de los dos síntomas anteriores.

DESLUMBRAMIENTOS Y FOTOPSIAS, muchas pacientes perciben luces o pequeños flashes en la periferia de su campo que dificultan la visión, especialmente en condiciones de excesiva luminosidad. Además, la luz molesta cada vez más. Estos deslumbramientos hacen que sea necesario utilizar gafas de sol con filtros especialmente adaptados para estas alteraciones.

ALTERACIÓN DE LA PERCEPCIÓN DE LOS COLORES, aunque es inespecífica, suele afectar más al eje azul-amarillo. Se produce cuando la enfermedad está muy avanzada.

El comienzo de los síntomas de la Retinosis Pigmentaria es muy variable. Por norma general empiezan a aparecer entre los 10 y los 30 años, aunque se puedan percibir algunos cambios ya en la infancia. En un tipo de Retinosis Pigmentaria, la Amaurosis Congénita de Leber, los niños nacen con una importante discapacidad visual o pierden rápidamente gran parte de la visión. Por el contrario, otros tipos de Retinosis Pigmentaria pueden presentar los primeros síntomas al final de la vida. En los casos más comunes de Retinosis Pigmentaria, una persona notará primeramente problemas visuales en la oscuridad o en lugares poco iluminados, la llamada ceguera nocturna, y una reducción gradual del campo de visión o pérdida de la visión periférica dando lugar a la pérdida de objetos y a tropiezos continuos. En las primeras fases la visión central no suele verse afectada. Según va desapareciendo la visión lateral, el enfermo de Retinosis Pigmentaria va adquiriendo la denominada “visión en túnel”. Muchas personas mantienen este túnel central de visión útil hasta edades avanzadas, por lo que siguen siendo capaces de reconocer caras y seguir leyendo.

La velocidad de pérdida de visión varía considerablemente de una persona a otra, debido a los diferentes patrones de herencia de la Retinosis Pigmentaria. Cuando la Retinosis Pigmentaria está muy avanzada, afecta también a la visión central dando lugar a la incapacidad de leer o reconocer caras.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies