• Home
  • /Últimas noticias /Avanzan en una terapia genética que mejora una forma grave de ceguera hereditaria
Print Friendly, PDF & Email

Avanzan en una terapia genética que mejora una forma grave de ceguera hereditaria

MADRID, 22 de septiembre del 2008 (EUROPA PRESS)

Una terapia genética en estudio ofrece una importante mejora en la visión nocturna y diurna en pacientes con una grave enfermedad hereditaria que provoca ceguera, según un estudio de la Universidad de Pensilvania en Filadelfia (Estados Unidos) que se publica esta semana en la edición digital de la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’ (PNAS).

Según los investigadores, esta terapia ayuda a corregir el ciclo retinoide, que regenera las moléculas de vitamina A esenciales para convertir la luz en señales neurales en la retina. Las mutaciones en un componente clave de este ciclo, el gen RPE65, causan una forma grave de ceguera heredada conocida como amaurosis congénita de Leber (LCA).

Los científicos señalan que la terapia genética que reemplaza a RPE65 restablece la visión en animales con la enfermedad y los ensayos clínicos iniciales en humanos indican que el tratamiento es seguro y que podría mejorar ligeramente la visión.

Para evaluar el beneficio completo de la terapia con el gen RPE65, los investigadores inyectaron el tratamiento en uno de los ojos de tres jóvenes adultos con el trastorno. A los 30 días posteriores al tratamiento, los tres pacientes mostraron una mejora significativa de la visión en el ojo tratado.

Los investigadores, dirigidos por Artur Cideciyan, sugieren que la intervención podría aumentar el funcionamiento de los conos, las moléculas responsables del color y la visión diurna, hasta en 50 veces, y de los bastones, responsables de la visión nocturna, hasta 63.000 veces.

Los autores apuntan, sin embargo, que los pacientes mostraron una adaptación anormalmente lenta a la oscuridad. Sugieren que la terapia genética, aunque imperfecta, ofrece una importante mejora en la visión nocturna y diurna en pacientes con la enfermedad.

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Tamaño de fuente
CONTRASTE