Print Friendly, PDF & Email

«En el mar somos todos iguales»

01/08/2013   DIARIO VASCO

El surfista brasileño Cisco Araña presenta en Donostia su proyecto de surf para invidentes. Tras haber instruido al primer surfista ciego del mundo, Araña llega a Gipuzkoa para formar monitores y donar tablas adaptadas a las escuelas de surf locales

 

Todo comenzó con Valdemir Pereira Correia, un joven de 20 años de la ciudad brasileña de Santos que perdió el 100% de su visión tras una operación quirúrgica. Desmotivado y sin ningún plan de futuro, acudió a la escuela de surf del surfista brasileño Cisco Araña. Tras diez años de trabajo y una infinidad de horas en el mar, Cisco Araña logró diseñar una tabla con la que Valdemir pudo convertirse en el primer surfero invidente del mundo. Con el surf Valdemir recuperó la confianza en sí mismo y, a día de hoy, es licenciado en Educación Física y cursa primero de Derecho. «Valdemir volvió a nacer gracias al surf. Ahora queremos cambiar la vida de muchas personas como él». Con esta misión, Cisco Araña y su proyecto ‘Soñar sobre las olas’ han llegado a San Sebastián para presentar su iniciativa y sus tablas adaptadas para invidentes.

Araña llegó a San Sebastián el pasado lunes con la intención de pasar unos días en Gipuzkoa y el objetivo de dar visibilidad a su proyecto. La idea es diseminar ‘Soñar sobre las olas’ con la donación de tablas de surf adaptadas y una explicación de la metodología utilizada para transmitir conocimientos y, sobre todo, formar a monitores que sean capaces de enseñar a surfear a personas invidente. Durante su estancia, Araña se reunirá con Groseko Indarra Surf Eskola, con Pukas y con Zurriola Surf Eskola, al tiempo que visitará Mundaka para seguir difundiendo su proyecto por los principales puntos surferos de Euskadi.

La tabla que ahora trae a Gipuzkoa cuenta con una superficie llena de surcos, antideslizante, lo que hace innecesaria la cera convencional. Asimismo, tiene a los costados unos surcos que, mediante el tacto, ayudan a saber dónde y cómo colocar las manos al tumbarse sobre la tabla y al ponerse de pie sobre ella. Los dos extremos de la tabla cuentan con un dispositivo que, con el movimiento, emite un sonido, y una fina lámina indica dónde colocar los pies. Además, las puntas y la quilla pasan de ser puntiagudas a ser redondeadas y recubiertas de goma, para así evitar lesiones causadas por golpes.

No obstante, Araña considera que lo más importante es la formación de los monitores. Para ello, elaboró un pequeño manual con las claves de su metodología, en el que se recogen «diez años de trabajo con Valdemir». «Hay que dejar muy claro a los profesores que un ciego tiene que saber orientase sin una referencia visual, por lo que hay que coger información de otros lados. Por ejemplo, un invidente puede saber dónde está el sol según el calor que sienta en la piel, y así saber dónde están el Norte y el Sur. Escuchando el ruido de las olas y de los coches una persona que no ve es capaz de localizarse en el agua», afirma Cisco. «Se trata de que el profesor enseñe al alumno a moverse con cada vez más autonomía», añade.

URL: http://www.diariovasco.com/v/20130801/al-dia-local/somos-todos-iguales-20130801.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Tamaño de fuente
CONTRASTE