Print Friendly, PDF & Email

Hormonas femeninas para prevenir la ceguera

19/10/2015

Un estudio realizado por investigadores valencianos concluyó que laadministración oral de progesterona, la llamada “hormona femenina”, puede prevenir la aparición de la retinosis pigmentaria, una enfermedad degenerativa que puede provocar la ceguera, informaron fuentes universitarias.
La investigación, realizada por miembros del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad Cardenal Herrera-CEU, estudió los efectos de la administración de la progesterona -hormona principalmente involucrada en el embarazo, la embriogénesis y el ciclo menstrual- en la retinosis pigmentaria, una enfermedad rara de carácter neurodegenerativo que puede provocar ceguera y para la que aún no existe tratamiento.
Según los resultados obtenidos en modelos animales en la investigación realizada en la CEU-UCH, la administración oral de progesterona actúa en diversos niveles retrasando la muerte de los neurorreceptores de la retina y con ello, la pérdida de visión que causa esta enfermedad rara de carácter hereditario.

Según la profesora María Miranda, que lideró el equipo investigador, algunos estudios recientes han demostrado la capacidad neuroprotectora de la progesterona en casos de trauma cerebral agudo en modelos experimentales animales, ya que esta hormona no solo se sintetiza en los ovarios, sino también en el sistema nervioso central en hombres y mujeres.

“Al estudiar su administración en la retinosis pigmentaria queríamos no solo confirmar este efecto neuroprotector, sino también la capacidad de la progesterona para reducir el efecto de los radicales libres e incrementar las defensas antioxidantes” para tratar de frenar el avance de la enfermedad, la principal causa de ceguera en la población laboralmente activa en los países desarrollados, recalcó Miranda.

Durante la investigación se administró progesterona por vía oral a ratones, en dosis de 100 miligramos por kilo de peso. Solo 8 días después del inicio del tratamiento por vía oral se observó un aumento en la respuesta del electrorretinograma y una reducción de la gliosis, factor esencial para frenar la enfermedad y el deterioro de la visión que produce.
Se detectó también una significativa reducción de las concentraciones de glutamato en la retina, entre otros efectos, comentó la científica.
“Hemos podido comprobar cómo esta hormona actúa en múltiples niveles para retrasar la muerte de los fotorreceptores de la retina”, destacó.
A nivel mundial, una de cada 4.000 personas sufre retinosis pigmentaria, una enfermedad que afecta a los fotorreceptores de la retina, principalmente a los bastones, responsables de la visión nocturna o con luz tenue. Sin embargo, una vez que los bastones han degenerado, los conos -responsables de la visión diurna y la principal fuente de visión en los seres humanos- también mueren, lo que lleva a la ceguera completa.
En este estudio sobre la progesterona, la profesora María Miranda lideró al equipo formado por Rosa López Pedrajas, profesora del Departamento de Ciencias Biomédicas de la CEU-UCH; Violeta Sánchez Vallejo y Soledad Benlloch, ayudantes de investigación del Instituto de Ciencias Biomédicas de la CEU-UCH, y el profesor Francisco Javier Romero, de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica de Valencia.

Mas informaciòn:    www.diariodenavarra.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Tamaño de fuente
CONTRASTE