Print Friendly, PDF & Email

Limitan la exención del impuesto de vehículos a los discapacitados

Diario Vasco, 03.06.2010 (proporcionado por Javier García)

Las asociaciones vascas de personas con discapacidad critican esta medida, a la que atribuyen un afán recaudatorio. El objetivo es frenar el fraude detectado por los ayuntamientos

Más de un guipuzcoano con una minusvalía ha tenido o va a tener que pagar este año, a diferencia de los anteriores, el impuesto de vehículos de tracción mecánica. La modificación de una norma foral en los tres territorios ha reducido el número de beneficiarios de la exención. Según la Asociación de Municipios Vascos-Eudel, el objetivo del cambio es recuperar el espíritu de esta iniciativa, destinada a personas con problemas de movilidad, y poner coto al fraude que habían detectado los ayuntamientos, con casos como coches \’tuneados\’ matriculados a nombre de personas de edad provecta o la transmisión de vehículos en el entorno familiar poniendo a nombre de la persona con minusvalía el coche de mayor potencia, al que le corresponde una tasa más elevada. Sin embargo, las asociaciones de discapacitados, que ya han recurrido al Ararteko, ven en esta medida un afán recaudatorio y una nueva afrenta a su colectivo.

Eudel, que realizó la propuesta de modificación, subraya que la exención ha estado tradicionalmente vinculada a ayudar a personas con problemas de movilidad. Un objetivo que, a su juicio, se ha ido perdiendo tras la norma que entró en vigor en 2003 a raíz de una propuesta realizada por el Defensor del Pueblo en toda España y que aconsejaba la exención generalizada del impuesto, que de media supone entre 100 y 200 euros, a todas las personas con una discapacidad de más del 33% siempre que el vehículo fuese destinado al uso exclusivo del titular del auto.

Desde Eudel, donde recuerdan que las ayudas son más limitadas en Navarra, señalan que esta «redacción suponía abrir las puertas al fraude y dificultaba las inspecciones», tal y como han corroborado, «creando situaciones injustas». Citan como ejemplo el caso de personas con una minusvalía del más de 33% que no tienen problemas de movilidad, como los que padecen una malformación en una mano, problemas de oído y de voz, alteración del lenguaje, de la masticación y el olfato, personas que han sufrido un infarto, alguien a quien le falta un riñón… «Se trata de casos que dan lugar a minusvalías, pero no a problemas de movilidad».
Los ayuntamientos, comentan desde Eudel, también han detectado un «gran número» de casos de fraude, en el sentido de que no es la persona con minusvalía quien hace uso de ese vehículo exento del pago del impuesto, sino un familiar, o ciudadanos con discapacidad que compran coches de lujo, lo que acredita, a juicio de Eudel, una gran capacidad económica.

La picaresca detectada por los consistorios deja ejemplos como el de una señora de 85 años con un A3 a su nombre, que realmente usaba otro familiar, u otro octogenario con un Seat León \’tuneado\’. Incluso hay quien ha solicitado la exención para una moto de gran cilindrada y para un vehículo tan exclusivo «que en el País Vasco habrá sólo dos iguales». Estos casos, subrayan desde Eudel, «han hecho perder el espíritu original de ayudar a las personas con verdaderos problemas de movilidad», objetivo que se ha querido recuperar con la nueva redacción, «que mantiene la exención pero con diferentes condiciones».
La modificación eleva hasta el 65% el grado de minusvalía que hay que acreditar para lograr la exención. Las personas con discapacidades valoradas entre el 33% y el 65% deberán acreditar movilidad reducida acorde a un baremo regulado por la normativa estatal que se tiene en cuenta también para conceder las tarjetas de aparcamiento o la aplicación del IVA superreducido de la compra de vehículos.

Hasta 14 caballos

La modificación también ha eliminado la exención a los vehículos considerados de gama alta. En este sentido, el límite se ha puesto en los 14 caballos. A partir de esta calificación, que va unida a la potencia, todos los propietarios deberán pagar la tasa. Desde Eudel consideran que a vehículo más potente, es más cara y refleja una mayor capacidad económica. Sin embargo, las asociaciones de discapacitados han criticado no sólo el cambio normativo, sino en concreto este punto, al considerar que muchos discapacitados no compran por capricho vehículos que superan los 14 caballos fiscales, sino porque los necesitan, por ejemplo, para equiparlos con la rampa mecánica que precisan y otro tipo de adecuaciones que exigen mayor potencia. Desde Eudel reconocen que varios ayuntamientos les han transmitido casos de personas, «que son muy pocas», que requieren vehículos que superen los 14 caballos fiscales. «Lo estamos analizando y probablemente se corrija».

Se estima que en Gipuzkoa hay unos 12.000 ciudadanos con problemas de movilidad reconocidas. Los municipios aseguran desconocer cuánto dinero más se va a reucadar, y «tampoco nos hemos ocupado de ello».

URL: www.diariovasco.com/v/20100603/al-dia-local/limitan-exencion-impuesto-vehiculos-20100603.html

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Tamaño de fuente
CONTRASTE