Print Friendly, PDF & Email

Llegan los ojos biónicos

FERMÍN APEZTEGUÍA, Diario Vasco, 05/05/2008

Dos pacientes británicos que participan en un programa experimental han recuperado la visión gracias al implante de dos ojos biónicos, aún en desarrollo. Dos pequeñas cámaras de televisión, minúsculas, pero debidamente conectadas con su cerebro, les permiten ver de manera parcial a sus seres queridos, algo que es la principal aspiración de las personas invidentes. De momento, sólo serán capaces de reconocer sus rostros. Los científicos que trabajan en el proyecto -un equipo formado por investigadores europeos y norteamericanos- confían, sin embargo, en que en el plazo de «cuatro o cinco años», los pacientes seleccionados lleguen a disfrutar de una visión prácticamente normal.

Los primeros pasos para la consecución de este objetivo se dieron la semana pasada en un hospital londinense especializado en cirugía de la visión, el Moorfields Eye Hospital. Los seleccionados para la intervención resultaron ser dos británicos que fueron perdiendo la vista como consecuencia de una enfermedad hereditaria llamada retinitis pigmentosa. Quienes la padecen, unas 100.000 personas en el mundo, serán quienes se beneficien de los avances que se están dando en este campo de la biotecnología.

Las dos personas elegidas se habían quedado ya ciegas. La operación que se les practicó consistió en colocarles sendos implantes, uno en cada ojo, equipados con una cámara de vídeo y un transmisor montados sobre un par de cristales, que actúan como unas gafas. El dispositivo está conectado a una retina artificial capaz de aprovechar el nervio óptico humano para transmitir imágenes al cerebro.

Ven luces y sombras

«Los implantes se colocaron de modo satisfactorio en ambos pacientes, que se recuperan satisfactoriamente», dijo el cirujano ocular Lyndon Da Cruz, que dirigió las operaciones. Antes no veían nada y ahora han recuperado un nivel de «visión básico, rudimentario», gracias a esa pequeña cámara que hace que el ojo se mueva hacia el punto donde se dirige. Distinguen el movimiento, luces, sombras; es el comienzo de un largo proyecto bautizado con el nombre de Argus II. «Me parece excitante», consideró Da Cruz.

Pacientes norteamericanos ya habían sido sometidos a intervenciones de este tipo con implantes de 16 electrodos. Cada uno ilumina un punto. En Reino Unido se han colocado implantes de 60 y se quiere llegar a los 1.000 electrodos, según dicen los investigadores de California. En sólo unos años, cuatro o cinco, se sabrá más.

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Tamaño de fuente
CONTRASTE