Print Friendly, PDF & Email

Mejorar las cosas a cambio de nada

lavozdeaviles.es 28/11/11

«Tenemos la gran suerte de vivir en el ‘primer mundo’ donde la solidaridad de la gente me permite tener una pensión con la que vivir dignamente. A través de mi trabajo en la asociación que presido, o en otras con las que colaboro en mayor o menor grado, puedo devolver de algún modo esa solidaridad que la sociedad está teniendo conmigo». Quien explica de ese modo sus motivaciones para desarrollar una labor voluntaria ahora reconocida por el Ayuntamiento de Avilés, es el presidente de la asociación Retina Asturias, Andrés Mayor Lorenzo.
Él muestra la misma modestia que el resto de galardonados, que no sienten que la actividad que será reconocida en la gala del próximo jueves en la Casa de Cultura tenga méritos especiales. «Para mí ha sido toda una sorpresa, me siento abrumado», añade Mayor Lorenzo, quien ve en reconocimientos como el recibido un modo de difundir la actividad que desarrolla su asociación y las necesidades que trata de cubrir.
Andrés Mayor explica que Retina Asturias, antigua Asociación Asturiana de Retinosis Pigmentaria, está empeñada en fomentar la investigación científica en busca de una cura para cegueras como la suya. Además, trata de facilitar herramientas a los pacientes y sus familias para adaptarse a una discapacidad visual que en muchos casos es progresiva -«yo veía prácticamente normal hasta los seis o siete años»-, cuenta.
Investigación
La tarea es ingente y, aunque la investigación genética abre ventanas de esperanza para muchos enfermos, su asociación tiene que pelearse con cuestiones difícilmente comprensibles. «No hay retinas para investigar porque no hay bancos de retinas como sí los hay de córneas, nadie pensó en organizarlos. Lo más fácil es encontrarlas en bancos de cerebros, pero la mayoría de las veces suelen cortarlos por la retina, así que tampoco suelen servir», se lamenta un hombre que, a cambio de la mera satisfacción personal, trata de mejorar esas cosas cruciales para muchos padecimientos.
José Ramón Núñez Santos coincide con Andrés Mayor en que lo mejor del reconocimiento es poder dar a conocer a la sociedad avilesina unas necesidades, más que unos méritos. «Un premio así hace que se visualicen estos proyectos, y en nuestro caso que la gente entienda que merece la pena un esfuerzo que hace que estos niños se sientan más integrados en su ambiente, en su barrio», explica acerca del programa ‘Cuenta conmigo’ que puso en marcha junto a María Jesús Pino en el colegio San Cristóbal.
El programa básicamente consiste en integrar a niños y jóvenes alumnos del Centro de Educación Especial a las actividades extraescolares de otros centros, preferentemente de su barrio. Allí participan con los demás chicos en actividades que pueden desarrollar perfectamente, si bien están acompañados en todo momento por los voluntarios, «en su mayoría voluntarias», apostilla Pino, que participan desinteresadamente en la iniciativa.
Desde su puesta en marcha, en el curso 2004-2005, por el programa han pasado una veintena de alumnos de entre 3 y 21 años de edad y una treintena de voluntarios. De las actividades extraescolares al uso, se pasó también a normalizar la presencia de los alumnos del San Cristóbal en los talleres infantiles municipales TIA, en actividades de la Oficina de Información Juvenil y en simples salidas de sábado tarde.
Ir al cine
Esa última modalidad «se dirige al alumnado de más edad, que tiene mayores dificultades para integrarse en actividades estructuradas propias para su edad o que por su domicilio no tienen suficiente oferta de ocio y cultural», explica Pino. En estos casos, una voluntaria les acompaña en un paseo «en el que se entrenan en habilidades de la vida diaria, desde pedir una cocacola a coger un autobús, ir al cine a la discoteca…».
El resultado, coinciden tanto Pino como Núñez, está siendo muy satisfactorio, tanto para los chicos del San Cristóbal como para los del resto de colegios e institutos. «Algunos padres, por ejemplo, nos cuentan lo que supone que ahora los niños del barrio, que van al colegio del barrio, saludan y se paran a hablar con su hijo, que va al San Cristóbal, porque lo conocen de las actividades extraescolares», relata satisfecho Núñez.
Por su parte, Pino abunda en esa idea y confía en que en un futuro el programa pueda desarrollarse empezando a ofrecer una mínima remuneración a los voluntarios. «Por ello nos presentamos a convocatorias de subvenciones, pero hasta ahora no las hemos conseguido», cuenta acerca de un programa del que no se conocían precedentes a la hora de ponerlo en marcha.
De un carácter muy diferente es la labor de voluntariado premiada en la categoría de aquellas iniciativas que lograron cierta proyección fuera de Avilés. En este caso, los galardonados son el medio centenar de voluntarios que han acompañado a los visitantes en visitas guiadas por el Centro Niemeyer, primero durante las obras, después por los edificios. «Cuando surgió la idea se vio que mucha gente de Avilés ni siquiera había cruzado la ría a esa parcela en su vida. Se decidió formar un grupo de voluntarios, gente de Avilés que enseñara a sus vecinos y a los visitantes cómo iba a ser el centro y lo que iba a representar», explica David Pérez, que se encargó de la coordinación de los entre cuarenta y cincuenta voluntarios de 18 a 60 años que pasaron por el grupo. «Éramos un grupo muy dispar y creíamos que sería una tarea complicada, pero se hizo un trabajo brillante, fascinante», añade al recordar cómo a la vista del resultado fueron invitados por la ciudad francesa de Saint-Nazaire, hermanada con Avilés, a explicar el funcionamiento del sistema.
Amistad
Una de las voluntarias, Carolina González, explicaba cómo al final la actividad ha trascendido el mero ‘voluntariado cultural’. «Se creó un grupo en Facebook y se ha ido fraguando una amistad. Ahora no solo nos vemos cuando el centro necesita nuestra ayuda, sino que quedamos entre nosotros y con personas de la Fundación», explica.
A todo ello, añade, el premio que ahora van a recibir «ha sido toda una sorpresa, porque ni siquiera conocía estos premios».

URL: http://www.elcomercio.es/v/20111128/aviles/mejorar-cosas-cambio-nada-20111128.html

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Tamaño de fuente
CONTRASTE