Print Friendly, PDF & Email

Queremos que la gente se sensibilice con nuestra enfermedad

EL DIARIO VASCO. 30.09.2012

El boulevard donostiarra se ha convertido en una particular cancha de baloncesto esta mañana. El motivo ha sido la celebración del día internacional de la retinosis pigmentaria, para el cual la asociación de afectados de esta rara enfermedad, Begisare, ha organizado varias actividades. La novedad de este año ha sido la presencia del jugador del Lagun Aro GBC, David Doblas. El pívot cántabro ha estado explicando a los pequeños que se acercaban hasta el lugar a tirar a canasta como lo harían las personas afectadas con retinosis pigmentaria. Para ello, los niños se ponían uno de los conos que Begisare había preparado para hacer sentir a quienes se acercaban hasta allí qué se siente al convivir con esta enfermedad que va reduciendo poco a poco el campo visual del afectado. Pocos han sido los balones que han entrado en el aro pero muchos los que han podido sentir en sus carnes la vida con la retinosis pigmentaria.

Junto al quiosco del boulevard donostiarra, tres carpas han servido para informar al público que se acercaba, vender bocadillos cuya recaudación se destinará a la investigación de la retinosis pigmentaria y una última carpa con una gynkana con la que enfrentarse con los conos a situaciones cotidianas que para los que padecen esta enfermedad se vuelven pequeños desafíos. El buen tiempo ha acompañado y ha sido mucha la afluencia de público hasta el boulevard. La presidenta de la asociación de afectados, Begisare, ha hecho una valoración muy positiva del acto. Con la nueva actividad con la cancha de baloncesto, ha explicado, Begisare pretendía que «sensibilizar a la población, haciendo que los padres que están viendo cómo juegan los niños se hagan a la idea de lo que es vivir con la retinosis pigmentaria».

Este tipo de actos forman parte de uno de los ejes centrales de la asociación, el de concienciar a la población de esta dolencia: «Es importante que la gente sepa que existe esta enfermedad para los afectados». Pues a primera vista nada hace pensar que estos afectados padecen ninguna enfermedad, sus ojos no presentan a ninguna anomalía perceptible y muchos tampoco llevan bastón ni perros lazarillos. Por eso el que poco a poco la ciudadanía vaya asumiendo que cuando alguna persona se choca con ellos no es «ningún borracho, ni alguien que busca pelea o va a los suyo» ya es una pequeña victoria para los que sufren este mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Tamaño de fuente
CONTRASTE