Print Friendly, PDF & Email

«Si conservamos un 10, un 20, un 30% de visión, podemos leer, escribir… »

Diario Vasco, 21.06.09

Diplomada como ópticooptometrista, Eider empezó hace 12 años a preocuparse y fascinarse por el mundo de la baja visión. Aún conserva un maletín con los instrumentos y las gafas que se usaban entonces para permitir a la gente recuperar el placer de la lectura, la escritura o el encaje de bolillos. Son reliquias del siglo pasado. Hoy la gafa que lleva quien ve pero ve poco es puro diseño de tecnología. Distinta si es para jugar al mus, pintar al óleo o distinguir el rostro de tus nietos. Hablamos cerca del Bellas.

– Baja visión es…

– Gente que por degeneración macular o por retinopatía diabética, retinosis pigmentaria, miopía magna u otras patologías ha perdido mucha capacidad de visión pero conserva un resto visual de entre el 10 y el 30 por ciento. No son ciegos, no pueden afiliarse a la ONCE, pero están totalmente limitados en su actividad diaria. Es a partir de un 50 por ciento de capacidad visual cuando legalmente se te considera con capacidad visual. Incluso para conducir. Si sólo guardas entre un 10 y un 30 eres un inválido. Pero además, un inválido olvidado que ha perdido calidad de vida. Y esa es una perdida brutal.

– ¿Como cuánto de brutal?

– Lectores empedernidos que ya no pueden leer. Encajeras, costureras, que ya no ven los bolillos o no aciertan al enhebrar las agujas. Señores mayores cuya máxima diversión era ver partidos de pelota en la tele y ahora no distinguen el tanto del zaguero rojo. Abuelas que ya no diferencian el rostro de sus nietos… No te puedes imaginar lo tristes que acuden a esta consulta. Lo deprimidos. Ver pero no ver, que tus ojos no te sirvan, te invalida también la alegría, la rutina, la felicidad.

– ¿Soluciones?

– La rehabilitación visual. La recuperación de esa capacidad que aún poseemos con un objetivo claro y preciso: leer, pintar, ver la tele, coser. O simplemente pasear sin que la luz te deslumbre y acose. Sobre todo el color azul.

– A ver ¿qué es eso del deslumbrante color azul?

– Sencillo: hay colores que deslumbran más que otros. El azul ciega al máximo. La gente con visión adecuada combate ese deslumbramiento con filtros que oscurecen las lentes pero si a alguien con poca visión le oscureces la gafa vuelves a limitarle. Por lo tanto, necesitas usar filtros especiales, muy especiales, que puedan eliminar el deslumbramiento pero no cieguen a quienes los llevan. Sin obviar, por supuesto, la máxima protección contra los rayos ultravioleta. Protección que todos necesitamos pero que para alguien con baja visión resulta totalmente imprescindible.

– Entendido. Antes hemos mencionado la palabra ‘microscopio’, la palabra ‘telescopio’ pero seguro que en esta historia tienen acepciones diferentes a las habituales.

– Más o menos. No todo puede rectificarse en una lente como las habituales. Las gafas que facilitan la lectura, por ejemplo, llevan incorporado una lente-microscopio. Las que se usan para poder ver la tele llevan taladrado un telescopio.

– Espere, esto del buen uso de ese resto de visión que puede quedarnos, ¿implica que sólo recupero mi vista para algo preciso, específico?

– No existen lentes progresivos para los pacientes con baja visión. No pueden usar como algunos de nosotros las mismas gafas para lejos y cerca o incluso intermedias para la distancia del ordenador. Por lo tanto, es como dices. Aunque la capacidad visual y la calidad de vida mejora globalmente al tratarla, debemos elegir lo que realmente queremos recuperar. ¿Jugar a cartas? Pues jugar a cartas. Cada pasión, cada necesidad, tiene una lente. Y si ya es imposible usar gafas porque, por poner un ejemplo, las dioptrías suben a… 32, la tecnología más avanzada acude en nuestra ayuda: pantallas, monitores, diseñados para situar bajo ellos la lectura y aumentar su tamaño a discreción, eliminando, una vez más, el deslumbramiento y enriqueciendo el contraste.

– Me gusta la idea de que alguien pueda entrar en una óptica especializada en baja visión para… ¡recuperar su estilo en el mus o al póker!

– Bonito, ¿verdad? Mira, en este país somos 50 millones de habitantes. Un tanto por ciento bastante elevado padece baja visión. Un tanto por ciento que aumentará un 25 por ciento en 20 años debido al envejecimiento de la sociedad y a otros factores. No podemos permitir que esa gente se quede al margen de la vida, en sus límites. Hay que devolverles al mundo, a la actividad, a la acción.

– ¿En qué tanto por ciento se sitúa el retorno de esos pacientes al mundo de la lectura, la calle, la tele?

– En uno muy elevado. Un 80%vuelve a pintar, ver pelota o leer cartas.

URL: www.diariovasco.com/20090621/san-sebastian/conservamos-vision-podemos-leer-20090621.html

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Tamaño de fuente
CONTRASTE